Actividad física

Los beneficios de montar en bicicleta

Montar en bici, ¡engancha! Se posiciona como el medio de transporte más eficiente, saludable, económico y ecológico. Actrices y modelos ya utilizan la bicicleta cuando pueden, poniéndola, todavía, más de moda. ¡Descubre todos sus beneficios! Además, te damos las claves para pedalear sin riesgo de lesiones.

La bicicleta es un medio de transporte sostenible, cómodo y un muy buen ejercicio para divertirnos a la vez que quemamos calorías, tonificamos la musculatura y mantenemos la forma física.

Nunca antes la bicicleta ha estado tan de moda. Utilizar la bici como medio de transporte es un hábito consolidado en bastantes ciudades europeas, incluida España. ¿Quieres saber por qué? ¡Descubre todos sus beneficios!

Una alternativa sana, rápida, barata y ecológica

Con la bici no solo te ayudas a ti misma por sus beneficios saludables, sino que ayudas a toda la ciudad: si aumentan los ciclistas habrá menos vehículos, menos sedentarismo, menos accidentes y menos contaminación. Además, se trata de un medio de transporte muy barato y con modelos al alcance de todo tipo de ingresos y gustos ¡Hasta Chanel y Armani han lanzado bicicletas con su marca!

Muévete en bicicleta para trayectos cortos

La bici es ideal para trayectos cortos o vías congestionadas, permitiéndonos reducir entre 20 y 30 minutos los tiempos de desplazamiento. Además, evitamos apretones en autobuses y en el metro.

Adiós a los dolores de espalda

Debido a la postura que se adopta al montar en bici, levemente inclinada hacia delante sobre el manillar, fortalecemos los músculos de la zona lumbar de la columna, con lo que mejoramos la resistencia de la base de nuestra espalda y a la larga, disminuimos la posibilidad de tener hernias. Eso sí, asegúrate de mantener una posición correcta en tu bici en todo momento. Con una postura óptima en el sillín -el torso ligeramente inclinado hacia delante- la musculatura de la espalda está bajo tensión y se ve obligada a estabilizar el tronco. Además, los movimientos regulares de las piernas fortalecen la zona lumbar y previenen, como ya hemos comentado, las hernias discales.

Fortalece las rodillas

Las rodillas son una de las articulaciones que más sufren a la hora de hacer deporte. Gracias a la bicicleta fortaleces la musculatura que ejerce de sujeción en esa zona, ya que en este ejercicio las rodillas no soportan el peso de todo nuestro cuerpo, y por lo tanto, no se ven tan castigadas como en otras actividades físicas, se trata de un deporte de bajo impacto.

Refuerza el sistema inmunológico

Como casi todas las actividades físicas, montar en bici favorece el fortalecimiento de nuestro sistema de defensas. Además, la actividad cardiovascular aumenta la segregación de endorfinas, la hormona de la felicidad, lo que hará que tengas una agradable sensación de satisfacción tras el ejercicio.

Pedalear aumenta tus defensas naturales. Pasear un rato en bici produce que los fagocitos -las células “comebacterias” del cuerpo- se movilicen para aniquilar bacterias y células cancerígenas. “Los que montan en bicicleta con regularidad se ahorran visitas al médico”, asegura un estudio elaborado por el Centro de Salud de la Universidad del Deporte.

Mantiene en forma el corazón, quema grasas y calorías

Si te apuntas al pedaleo, verás mejorar tus dolores de espalda y el nivel de estrés, además de que quemarás calorías y te ayudará a lucir una figura esbelta y unas piernas y glúteos fuertes. Cuádriceps, isquiotibiales y gemelos se endurecerán montando en bici. Si no tienes mucho tiempo para practicar este deporte, puedes ir al trabajo o de compras con una bicicleta de paseo.

Con una hora de bicicleta al día quemarás cerca de 500 calorías. De hecho, es uno de los mejores ejercicios para quemar grasas y por tanto, luchar contra el colesterol, una de las primeras causas de enfermedad cardiovascular del mundo occidental. El ritmo cardíaco máximo aumenta y la presión arterial disminuye, por lo que resulta ideal para evitar la hipertensión. A dos ruedas ayudas a dejar tras de ti el riesgo de enfermedades cardiacas. Se calcula que montar en bicicleta a unos 10 kilómetros por hora, consume alrededor de 240 calorías a la hora. Es por ello que se recomienda pasear en bici una hora tres veces a la semana o todos los días diez minutos para mantenerte en forma. Anímate a ir y volver del trabajo con ella, a la ida da energía y, a la vuelta, quita todo el estrés acumulado en la jornada laboral. Además, dormimos mucho mejor.

Si necesitas más motivos para desempolvar tu bicicleta y moverte con ella por la ciudad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) nos recuerda que el sedentarismo es una de las principales causas del exceso de peso, la hipertensión, así como de la aparición de varices, estreñimiento, fatiga, dolores de espalda… Por ello se recomienda la práctica de una actividad física diaria a ritmo suave, ya sea unos 30 minutos caminando o pasear sobre dos ruedas.

Adiós al estrés

El ejercicio, éste también, hace que desaparezca el estrés. Montar en bici es un ejercicio que no requiere una altísima concentración ni una estrategia, ni pensar en los siguientes pasos, por lo que en bici puedes dedicarte ese tiempo para ti, para pensar, para escuchar música o sencillamente para desconectar.

Apúntate al “carril bici” y descubre los beneficios que obtienes dependiendo el tiempo dedicado al ejercicio:

  • 10 minutos: mejora de las articulaciones
  • 20 minutos: refuerzo del sistema inmunitario
  • 30 minutos: mejora de la función cardíaca
  • 40 minutos: aumento de la capacidad respiratoria
  • 60 minutos: efecto “quemagrasa” y control del peso
  • + de 60 minutos: antiestrés y bienestar general

¿No te parecen razones suficientes para hacer kilómetros sobre dos ruedas?

Cómo montar en bici ¡sin lesionarte!

Tras descubrir los numerosos beneficios que aporta montar en bici, seguro que ya estás más que motivada para desempolvar tu bicicleta y disfrutar mientras te pones en forma, mejoras tu salud y tu figura. Sin embargo, la repetitividad del pedaleo, las posturas sobre la bicicleta, la velocidad y la superficie del suelo o incluso, una altura inadecuada del sillín hacen que el ciclismo no esté exento de lesiones. Para pedalear sin riesgo de lesionarte, toma nota de estas seis claves esenciales:

  1. Escucha a tu cuerpo: Nunca tienes que llegar a esforzarte por encima de tus posibilidades para practicar algún deporte. Hay que saber escuchar a nuestro cuerpo y entender dónde están los límites para disfrutar de un paseo en bici.
  2. Calienta y estira: Es importante calentar y estirar antes y después de coger la bici. De esta manera, los músculos estarán preparados para el esfuerzo físico y evitarás lesiones en la espalda o en las articulaciones.
  3. Escoge el equipamiento y la ropa adecuados: Dependiendo del recorrido y del tipo de bici que utilices, es necesario estar preparado con el mejor outfit. Recuerda que el casco puede evitar lesiones por malas caídas. Además, viste siempre ropa transpirable y calzado cómodo para poder pedalear con facilidad.
  4. Come bien antes de montar en bici: Si vas a estar mucho tiempo al aire libre, evita las horas con más sol para no sufrir insolaciones. Cúbrete la cabeza y cuida tu alimentación, comiendo carbohidratos y bebiendo líquidos en abundancia antes de comenzar a pedalear. De esta manera, tus músculos tendrán la energía suficiente para evitar lesiones, calambres o agujetas.
  5. Ojo al sillín y a los pedales: Por último, y no menos importante, la altura del sillín y la posición de los pies en los pedales. El sillín debe estar a una altura que permita que la pierna casi se estire por completo en la posición más baja del pedal. Además, la presión sobre el pedal debe efectuarse con la zona de la “almohadilla” (metatarsos) del pie, ni con los dedos, la zona central del pie (arco plantar) ni con el talón. Estos dos consejos son indispensables para evitar lesiones en el pie y las rodillas.  
  6. El manillar: Coloca el manillar a una distancia que te permita una posición cómoda de brazos y en la que la columna pueda colocarse en extensión. Asegúrate que el manillar no esté demasiado cerca del cuerpo y que las rodillas tengan espacio suficiente para pedalear sin que corran el riesgo de impactar con el manillar.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
error: ¡¡El contenido está protegido !!