Inicio / Nutrición / La clave para adelgazar de forma inteligente

La clave para adelgazar de forma inteligente

Distinguir entre el hambre física y el hambre emocional es clave para construir una relación saludable con la comida y, por consiguiente, disfrutar de un cuerpo sano y fuerte.

En este proceso, realizarnos cuatro preguntas puede ser muy útil para discernir el tipo de apetito que sentimos:

  • ¿Quiero comer para darle energía a mi cuerpo o para sentir alivio o seguridad?
  • ¿Mi estómago se está quejando o me siento frustrada, abrumada o asustada?
  • ¿Estoy eligiendo alternativas nutritivas o comidas ricas en azúcar y grasas?
  • ¿Estoy construyendo una relación saludable con la comida o una basada en ansiedad, miedo o culpa?

Además de contestar estas preguntas con sinceridad, también puede ser muy útil conocer los distintos tipos de hambre que puedes llegar a sentir.

Tipos de hambre que puedes sentir

1. Hambre por estrés

Puede suceder que nuestro cerebro quiera comer como medio de defensa ante problemas que nos causan estrés y ansiedad.

Si eres proclive a tener episodios de estrés, evita tener snacks procesados al alcance de la mano. En su lugar, puedes apelar a las frutas. También es recomendable que realices ejercicios de relajación para controlar el estrés.

2. Hambre nutricional

Es la respuesta física a la falta de alimento que suele venir acompañada por otros síntomas como irritabilidad, debilidad, dolor de cabeza, ruidos estomacales y niveles bajos de azúcar.

Para evitar esto por la tarde, ten siempre bocadillos sanos a mano como manzanas, naranjas o frutos secos.

3. Hambre por distracción

Seguro que alguna vez comiste mirando la televisión, casi por inercia, sin prestar la más mínima atención a lo que llevabas a tu boca. Y, casi como por arte de magia, todo lo que estaba en tu plato desapareció sin que dejaras de sentir hambre.

Evita esta situación y apaga todas las pantallas en tu próxima comida. Saborea cada bocado, aprovecha este momento del día para interactuar con tu familia. Esta actitud no solo te hará más consciente de cada bocado y favorecerá la sensación de saciedad, sino que es una gran aliada para nutrir tus relaciones interpersonales y fortalecer tu salud mental.

4. Hambre por aburrimiento

No tenemos otra cosa que hacer y, para llenar ese vacío, comemos lo que tenemos a mano.

La solución es sencilla: ocupa tu mente y no tanto tu estómago, porque no lo necesita.

5. Hambre emocional

Muchas personas sienten hambre cuando están enojadas, deprimidas o irritables. Pero la comida no logrará aplacar ninguna de estas emociones de forma permanente. Puede que brinde un empuje inicial, pero luego cederá a la culpa.

Por tanto, observa con más detenimiento tu estado interior y, en caso de sentir algún tipo de malestar, elige una actividad que te reconforte más allá de la comida: escuchar música, charlar con una amiga, mirar una serie cómica.

6. Hambre por celebraciones

En las fiestas de Navidad o de Fin de Año es inevitable comer mucho más de lo habitual. Pero es importante controlar este tipo de hambre para evitar sentirnos mal después.

¿Un consejito? Antes de comer, bebe uno o dos vasos de agua para aplacar el apetito real y reducir el espacio disponible en el estómago para antojos calóricos.

8. Hambre visual

Se despierta cuando observamos cómo preparan una receta o con las fotos de las revistas, de Internet y la publicidad de la televisión.

Para reducirla, puedes moderar las cuentas gastronómicas que sigues en las redes sociales.

9. Hambre durante el periodo

A muchas mujeres les da hambre antes o durante la regla, debido a los cambios hormonales. En este caso, si te reconoces como víctima de este tipo de hambre, es recomendable que te rodees de alternativas saludables para saciarla de la manera más beneficiosa para tu organismo.

Te puede interesar...

Dieta proteica: ¿por qué es perjudicial?

Una dieta proteica consiste en aumentar de forma desequilibrada las proteínas de la dieta. De esta manera, se ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.