Inicio / Salud / 3 hormonas que te impiden  perder grasa en el abdomen

3 hormonas que te impiden  perder grasa en el abdomen

3 hormonas que te impiden  perder grasa en el abdomen

Estás enfocada en la quema de esa grasa abdominal rebelde: haces ejercicios focalizados y tratas de alimentarte y dormir mejor, además de cuidar el azúcar y otros alimentos que te hacen acumular grasa en esa zona. Si todos estos esfuerzos no tienen resultados, el problema podría estar en tus hormonas.

No muchos saben que existe una relación directa entre el peso y la grasa acumulada en el abdomen y los desequilibrios hormonales, pero es justamente este el problema más común por el que varias personas tienen dificultad para perder peso.

Las hormonas que te impiden aplanar el abdomen

3 hormonas que te impiden  perder grasa en el abdomenExisten tres hormonas que pueden provocar la acumulación de grasa abdominal: por un lado, el exceso de insulina y de cortisol; por otro, la deficiencia de testosterona. Cuando estas hormonas están en sus niveles correctos, no afectan el estado del abdomen; sin embargo, las alteraciones de estas tres hormonas pueden incrementar la concentración de grasa, sobre todo en la parte central del cuerpo.

La grasa abdominal, también conocida como visceral debido a que puede llegar a los órganos, puede ser peligrosa para la salud en grandes cantidades. Por eso perder grasa de esta zona del cuerpo es más una recomendación de salud que de estética.

Resistencia a la insulina

3 hormonas que te impiden  perder grasa en el abdomen

Entre muchos factores, el desequilibrio hormonal de la insulina puede ser causado por un aumento inicial de peso, un factor que desencadena resistencia a esta hormona. El cuerpo termina segregando cantidades cada vez mayores de esta sustancia porque cree que hay un déficit. Sin embargo, lo que ocurre es que la hormona no puede ingresar a sus receptores, dado que estos han desarrollado cierta resistencia por el exceso de glucosa.

Esto comienza a suceder cuando acumulas grasa alrededor del abdomen; la grasa visceral libera adipocitocinas, químicos que contrarrestan el efecto de la insulina. Además, de acuerdo a Weight Loss Resources, la insulina es una de las hormonas que le indica al cerebro cuándo estás satisfecha. Si este proceso no funciona, puedes llegar a sentir más hambre de lo que necesitas comer.

Exceso de estrés: cortisol

La hormona del estrés es importante para que el organismo reaccione a situaciones de peligro. Pero cuando la producción de esta hormona es constante es posible notar sus efectos a largo plazo en el cuerpo.

Por un lado, los niveles elevados de esta hormona contribuyen al almacenamiento de grasa abdominal porque inhiben la producción de la hormona del crecimiento, que acelera tu metabolismo. Por esto, el estrés causa que tu metabolismo se enlentezca. La explicación sencilla de esto, es que tu cuerpo cree que está en peligro y que puede llegar a morir de hambre.

Por eso, el cuerpo moviliza el azúcar hacia la circulación sanguínea, es decir, aumenta los niveles de azúcar en sangre, para ayudarte a reaccionar más rápido y sobrevivir ante una amenaza. Pero como no hay amenaza, esa fuente de energía rápida no es usada y se convierte en tejido adiposo.

Además, el cortisol incrementa los niveles de insulina, y, como ya se dijo, el exceso de insulina causa un aumento en la cantidad de grasa almacenada. Todo esto funciona como una estrategia perfecta para asegurar la supervivencia en la naturaleza: si hay una amenaza, usas la energía; si no la hay, la almacenas para después. Y sin embargo es la misma estrategia de nuestro cuerpo que en la vida moderna no sirve, y nos trae dolores de cabeza al tratar de deshacernos de sus efectos.

Deficiencia de testosterona

Si bien es la hormona sexual principal masculina, las mujeres también la tenemos, por supuesto, en niveles más bajos que ellos. De cualquier manera, una deficiencia de esta hormona puede hacernos ganar peso.

En realidad, no es una deficiencia de testosterona; un exceso de estrógenos puede disminuir los niveles de testosterona y causar resistencia a la insulina. Según el sitio, las sustancias tóxicas de los cosméticos que usamos a diario en el rostro y los labios, que ingresan al organismo a través de la piel y de la boca, terminan teniendo el mismo efecto que el estrógeno, y contribuyen a la reducción de los niveles de testosterona y al aumento de peso.

Te puede interesar...

¡Las mujeres sentimos más frío que los hombres!

Metabolismo y calorías El principal responsable de este fenómeno es el metabolismo. Las mujeres tienen ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.